Autocuidado,  Masajes

Auto-masajes para reducir las tensiones

El estrés, responsabilidades del hogar y trabajo pueden provocar que acumulemos tensiones y dolor en algunas partes de nuestro cuerpo, especialmente si no mantienes una buena postura al trabajar en un computador.

Te dejamos 3 auto-masajes que puedes realizar para reducir las tensiones que se acumulan en la zona superior de tu cuerpo.

Rostro

Comienza con tu rostro limpio e hidrata tu piel con crema o aceites para facilitar el masaje. Masajea bajo tus orejas, siguiendo la línea de tu mandíbula, en un movimiento circular. Usa círculos amplios y ejerciendo presión donde tus músculos se sientan más tensos.

Luego, masajea los lados de tu rostro, nuevamente en movimientos circulares y amplios, pasando por el lado de tus orejas, comisuras del labio y mejillas. Cierra tus ojos y concéntrate en el movimiento de tus manos sobre tu cara.

Usando un movimiento en espiral, masajea desde tus sienes hacia la frente y luego de vuelta. Tensiones en esta área pueden provocar jaquecas, por lo que es importante masajear bien esta zona.

Para la zona de tus ojos, masajea desde el arco de tus cejas y dibuja suavemente un círculo, pasando bajo tus ojos, por los lados de tu nariz y sobre las cejas. Si sientes que tus manos están secas, huméctalas un poco más para no dañar la piel cercana al ojo.

Finalmente, masajea tu nariz tomando suavemente tu tabique entre dos dedos y moviéndolos a lo largo de tu nariz, hacia abajo y arriba.

Cuello

Photo by L B on Unsplash

De pie y con una buena postura, inhala profundamente y lleva tu mentón al pecho, estirando la parte trasera del cuello. Mantén la posición por 5 segundos y endereza tu cuello. Realizar 5 a 10 repeticiones al día te ayudará a disminuir la tensión y reducirá dolores de cabeza.

Usando 2 dedos, busca el lugar donde tu cuello y columna se juntan y presiona suavemente por 30 a 60 segundos, o cuando sientas que la tensión disminuye. Si sientes dolor, disminuye la presión o salta este paso, ¡no queremos que te lastimes!

Comenzando en la nuca, mueve tus dedos hacia abajo, por ambos lados de tu columna, sin tocarla, hasta la zona donde tu cuello se encuentra con los hombros y vuelve a subir. Cada vez que completes una vuelta, separa un poco más tus dedos de la columna.

Toma el lado de tu cuello con una mano, cuidando que todos tus dedos estén paralelos (incluyendo el pulgar). Luego, aprieta suavemente su cuello e inclina tu cabeza haca el lado que no estás tomando. Respira suavemente y vuelve al centro. Cambia de mano y repite el proceso hacia el otro lado. Repite la técnica entre 5 y 7 veces, siempre intercalando los lados, con una presión que no cause dolor.

Cabeza

Usando la punta de tus dedos, muévelos desde la frente hacia atrás (como si te estuvieras peinando) con una buena cantidad de presión, pero sin que duela o incomode. Es importante desenredar el pelo antes de esta técnica para evitar encontrarte con nudos.

Masajea tu cuero cabelludo con pequeños círculos moviéndote del frente hacia atrás. Mantén una presión constante mientras masajeas, utilizando todos tus dedos.

Mira ligeramente hacia abajo y masajea desde la nuca hacia la coronilla. Primero con movimientos rectos y luego circulares, tal como lo hiciste en la parte superior de tu cabeza en los pasos anteriores.

Para terminar tu masaje, usando dos dedos, masajea la zona detrás de tu oreja en movimientos circulares.


Esperamos que estas tres rutinas de auto-masaje tu ayuden a reducir las tensiones acumuladas. Si el dolor el mucho o sencillamente prefieres un masaje profesional, puedes pedirlo en la App de Ameiz para el día, hora y lugar que tú quieras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *